sábado, 2 de abril de 2011

solecico

Ya empieza a salir el sol.
Pasamos del abrigo más gordo a salir en manga corta y gafas de sol.
Los guiris ya huelen el calor y empiezan a venir en manada; con su pelo rubio, sus chancletas y su piel de tono cangrejo de tanto bajar a la playa. Alguien debería advertirles que en cuanto el sol se va Abril vuelve a la carga con fresquete y abrigo, pero no parecen enterarse.

Allá ellos, a mi aún me quedan dos meses para sacar el bikini, pero eso si, ya he empezado a tomar el café en el balcón tan ricamente.