jueves, 23 de junio de 2011

Bienvenidos a mordor


Esta semana el Estafador trata sobre los funcionarios.
Sé que no todos los funcionarios son malos, ni que todos son de ventanilla y bla, bla, bla. Seguramente muchos nos digais que caemos en tópicos y que no os gusta.
Vale, eso ya lo sé, pero yo sé dibujar y tú tienes un curro fijo y sueldo a fin de mes ¿verdad?, pues si yo dibujo yo decido lo que me molesta, y como a todo el mundo, lo que nos molesta son las administraciones públicas, el papeleo agobiante y absurdo y la pérdida de tiempo en oficinas.

Mi historia no pretende ofender a nadie, solo plasmar lo que ocurrió realmente el año pasado cuando me mudé de piso y tuve que volver a cambiar la dirección de tooooooooodos mis papeles. Porque aburre lo que tienes que hacer cada vez que mueves siquiera un dedo. Por cierto, la historia real de Diego burdío sobre hacienda también merece una especial atención, porque no es al único que le ha pasado, y es triste.

Y ahi lo dejo, pasenlo bien y no mueran de calor.

4 comentarios:

Mikelodigas dijo...

Algún día me tocará a mi pasar por eso. Cuando llegue me acordaré de vuestras sabias palabras.

Diego B. dijo...

¿Qué sabias ni qué sabias?... Funestas ná más.

Mikelodigas dijo...

Las palabras funestas pueden ser sabias señor Diego, ahora ya voy un poco mas preparado, para esperar lo inesperado.

Chris dijo...

Genial!