lunes, 13 de diciembre de 2010

Viscolátex

... y desde que ese colchón entró en nuestra vida, las noches se convierten en una sinfonía sorda de felicidad.