lunes, 1 de noviembre de 2010

Idiotez permanente

El otro día me compré un gorro de lana con forma de cabeza de panda solo porque me dio mucha risa ponérmelo. Ya me veo este invierno con él puesto y riéndome sola por la calle...
Hay cosas que no tienen solución, y mi cabeza es una de ellas.

Hay que reirse señores y señoras!
aunque sea de idioteces de este calibre.