jueves, 20 de mayo de 2010

Domingo


La mayor parte de las veces el domingo es síntoma de asobinamiento gratuito.
Es mejor llenarlo con partidas estúpidas al trivial, chocolates y cafes, peliculas maravillosas (o marvillosamente extrañas) o si puede ser, todo a la vez.