miércoles, 1 de julio de 2009

Paréntesis con olor a Babia



Todo ser humano necesita urgentemente un espacio donde respirar, donde liberarse y contar hasta 10 antes de que la realidad le aniquile.

Mi espacio es compartido, se llama Babia y todo es en un perfecto bicolorismo perfectamente otoñal. Y lo necesito. Necesito que flote alrededor de mi cabeza y que él esté flotando cerca de mí al compás.