viernes, 13 de marzo de 2009

por la mañana

A la emperatriz de Babia le gusta remolonear en la cama.
Bostezar.
Levantarse a por un café arrastrando los pies.
Ponerse los jerseys del emperador cuando está sola.
El olor a ropa limpia.
El sol entrando en el salón.
El "blop blop" del café y el olor que deja en toda la casa.
El olor a cocina de mamá cuando hace lentejas. (y que le salgan ricas).
Dejar notas y dibujos en la nevera para sus compañeros de piso.
Dejar la mente en blanco. (pero trotar por Babia).









Y el tacto del papel y el lapicero cuando se pone a dibujar...