viernes, 13 de febrero de 2009

Esa gran desconocida

Cuando empecé a vivir sola me di cuenta de una cosa.
No sabía absolutamente nada de lavadoras. Creo que en toda mi vida había puesto dos, y creo recordar que acerté el programa así jugando a la ruleta rusa.

Cuando le estaba cogiendo hasta cariño va y se estropea y nos tiene días y días y días amontonando ropa sucia.
Menos mal que tengo a un ser que pulula por aquí y se llevó mi ropa sucia y arrugada, la lavó, la tendió y me la devolvió dobladica. Y gratis.

nuestra lavadora funciona, que alegría y que alboroto volver a escuchar ese chun chun chum trash trash del centrifugado.




Quered a vuestras lavadoras chicos.

3 comentarios:

sonoio dijo...

io la quiero mucho, somos una graaan familia, besos

Littlerat dijo...

La lavadora es como tu pareja, tu perro o tu amigo....tienes que cuidarla para que ella te cuide a ti.
Hasta que no te toca no sabes lo que es.....piensas que no hay nada....simplemente, tu ropa sucia va a un cesto donde tu la hechas y al día siguente esta doblada en tu armario.....y sí, todo eso gracias a ella, y a tu madre! Pero ahora nena....solo esta ella.
Asi que cuidala, mimala y compra el mejor suavizante.

Winnie dijo...

La mia me tiene manía cada vez ue me ve aparecer se estropea... yo creo que quiere llamar mi atención...
Lindo blog!