sábado, 17 de enero de 2009

marcianadas


Si hay algo que me fascina de esta gran ciudad es sin duda su gente.
Al margen de lo simpáticos que puedan ser y esas cosas que me traen sin cuidado, es el aspecto general.
Basta darse un garbeo en el metro, pasear por las ramblas o meterse en el tren para echar un vistazo por encima y ver un montón de seres curiosos.

Como he vivido toda mi vida en una ciudad pequeña, ese cambio me encanta.
Y no me canso de garabatear lo que me parece curioso. Marcianadas.
Porque me encanta lo raro... para muestra aqui la presente y mi útima adquisición de aqui a un tiempo (mon amore).





Estos bocetillos están echos solo en el trayecto en tren hasta el putxet.
entrañables.
La mejor sin duda ha sido esta viejita. con una bufanda azul puesta en la cabeza con un imperdible, un chaquetón 3 tallas más grande, las zapatillas de estar por casa, unos calcetines de colores y un carrito de la compra destartalado.

Única en su especie.

4 comentarios:

Nikaperucita dijo...

JA! que chulos! Que gracia la ¿?¿? señora?¿?¿ del carro. parece que la vaya a tragar el abrigo ^_^

César Samaniego dijo...

Si, aquí tenemos para todos los gustos...

Jordi Solano dijo...

me cae bien la señora marciana, me recuerda a alguien que conocí en un libro...

estooo... nah, da igual, no lo digo...

Blanca Bk dijo...

Que va!! Esa ancianita tiene mogollon de clones repartidos por toda la geografia española niña!! ;)

Muy chulos los marcianetes..!!
Ya veo que poco a poco te vas haciendo a las Barcelonas.

Mucha suerte guapa!!!!!! :)