miércoles, 10 de diciembre de 2008

Isleña


Casualidad.
Dos días después de que yo me fabricara mi bonsai de cartón pluma, a mi padre le regalan uno de los de verdad.
Con sus hojitas y todo.

Así pues, ¿quién puede resistirse a crear una mini-miniatura (porque yo en sí ya soy miniatura) de sí mismo e introducirlo en ese espacio vegetal?.
Miradme, en pleno invierno y disfrutando sentadica debajo de un árbol.




quizás tendría que haberme dibujado un mini-bloc para estar más entretenida...