miércoles, 19 de noviembre de 2008

objetos perdidos


Inseparable compañero de viaje,
y aún así, símbolo universal del hogar y la rutina.

Lo noto... cuando está dentro de ese estuche y se mueve conmigo no está cómodo. Lo veo.
No seas impaciente, siempre hay un día que vuelves a casa.