martes, 9 de septiembre de 2008

Soledad

... no solo hay que regar la cabeza. También el corazón, aunque este último depende de dos personas. Y es difícil encontrar personal en los tiempos que corren..