lunes, 8 de septiembre de 2008

Lluvia de ideas


Cuando el cuerpo se haya podrido, cuando la gente se haya marchado, cuando todo se haya perdido o deteriorado... seguirá tu cerebro.
Cuida tu cabeza... es tu bien más preciado.