sábado, 16 de agosto de 2008

Isla de Babia


Porque todos tenemos un sitio donde ir cuando nos evadimos un poco del mundo real.
O todos deberíamos tenerlo.
Babia fue un proyecto conjunto del cual me siento orgullosa; con sus valles, montañas, rios y pantanos, y el mar a su alrederor. Sus animales autóctonos, tan extraños como sus habitantes.
Si la veis pequeña es porque no está en vuestra cabeza, y solo podéis observar un trocito insignificante. Desde dentro de mi imaginación es enorme.

El otro día al hacer la presentación fue cuando me fijé que me había dibujado en la isla sin querer.
Por algo será.