lunes, 4 de agosto de 2008

Lobo estepario


(..) el lobo que llevaba dentro enseñaba los dientes, se reía y le mostraba con sangriento sarcasmo cuán ridícula le resultaba toda aquella distinguida farsa a un lobo de la estepa, a un lobo que en us corazón tenía perfecta conciencia de lo que le sentaba bien, que era trotar solitario por las estepas y beber a ratos sangre, y desde ese punto de vista del lobo, toda acción humana tenía que resultar horriblemente cómica y absurda, estúpida y vana.

Fragmento de "El lobo estepario", de Hermann Hesse.